PLANES DE PENSIONES PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD, UNA GARANTÍA DE FUTURO

 

En numerosas ocasiones a todos nos preocupa el futuro, pero aún más cuando tenemos una persona con discapacidad a nuestro cargo. Este aspecto es muy relevante, ya que queremos asegurar su estabilidad económica para el día en que nosotros no podamos asumir sus necesidades. Por lo tanto, contratar un plan de pensiones para una persona con discapacidad es la mejor forma de garantizar su futuro económico. Pese a las grandes ventajas que ofrecen estos planes de pensiones, muchas personas aún desconocen su existencia y los beneficios fiscales que comportan tanto para el asegurado como para sus familiares.

Las características de los planes de pensiones para personas con discapacidad, tienen las siguientes características:

  • Este tipo de planes de pensiones están pensados para personas incapacitadas judicialmente, así como para aquellas con un grado de minusvalía física o sensorial igual o superior al 65 por ciento o psíquica igual o superior al 33 por ciento.
  • Tanto las personas con discapacidad como sus parientes o personas que lo tengan a su cargo en régimen de tutela o acogimiento pueden hacer aportaciones a estos planes de pensiones por un máximo conjunto de 24.250 euros al año.
  • Estas aportaciones pueden destinarse a la jubilación de la persona con discapacidad, a la asistencia de una persona que la pueda cuidar y para que esta pueda seguir viviendo mantenida por el dinero que ha dejado su familiar fallecido (hasta 3º grado) o de la persona con la que conviva.
  • Merece la pena tener en cuenta que estos planes de pensiones para personas con discapacidad pueden liquidarse en supuestos especiales de enfermedad grave o desempleo de larga duración.
  • También es importante destacar que las prestaciones de estos planes de pensiones tributan como rendimientos del trabajo.

Una de las grandes ventajas de estos planes de pensiones es que son flexibles, por lo que tienes la garantía de poder modificar tus aportaciones en función de tus necesidades económicas en cada momento. El capital acumulado lo podrás recuperar en tu jubilación, en caso de invalidez, enfermedad grave, desempleo o fallecimiento. Quieres tener asesoramiento personalizado, aprieta aqui y solicita la información Discubre

¿Cuentan las personas con discapacidad con algún tipo de tratamiento diferenciado si contratan un plan de pensiones? Pues sí, efectivamente, existe en la normativa de la Seguridad Social un régimen especial para los planes para el retiro constituidos a favor de partícipes que puedan atestiguar algún tipo de discapacidad.

En primer lugar, cabe precisar que, según la Agencia Tributaria, se entiende por personas con discapacidad a las siguientes:

  1. Las afectadas por una discapacidad psíquica igual o superior al 33%.
  2. Las afectadas por una discapacidad física o sensorial igual o superior al 65%.
  3. Personas que tengan una incapacidad declarada judicialmente con independencia de su grado.


Aportaciones a planes de personas con discapacidad

En cuanto a las aportaciones, los límites establecidos serán conjuntos para todos los sistemas de previsión social constituidos a favor de personas con discapacidad, pudiendo hacerse por parte de:

  • El propio partícipe con discapacidad, que reducen la base imponible general en la declaración de la renta del contribuyente que realiza la aportación.

Personas con relación de parentesco con el discapacitado en línea directa o colateral hasta el tercer grado inclusive, así como el cónyuge o quienes le tuviesen a su cargo en régimen de tutela o acogimiento; siempre que la persona con discapacidad sea designada beneficiaria de manera única e irrevocable para cualquier contingencia, salvo la de muerte del discapacitado, en cuyo caso podrá generar prestaciones de viudedad u orfandad a favor de los aportantes. Estas aportaciones reducen la base imponible en la declaración de la persona que las realiza. En este sentido, cabe destacar que las aportaciones que no hubieran podido reducirse por insuficiencia de base podrán reducirse en los cinco ejercicios siguientes, siempre que así se hubiera solicitado en las respectivas declaraciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Límites en las aportaciones

En todos los supuestos de discapacidad, el límite financiero para las aportaciones realizadas por el partícipe con discapacidad se amplía hasta 24.250 euros anuales frente a los 8.000 para el resto de personas. Eso sí, es condición necesaria que el partícipe discapacitado se adhiera expresamente al régimen especial (por sí mismo o a través de su representante, preferentemente por escrito u otro medio del que quede constancia), según recuerdan desde el Instituto Aviva.

 

Aportaciones de familiares

Adicionalmente, se prevé la posibilidad de que personas ligadas al partícipe por una relación de parentesco o tutoría realicen aportaciones a dicho plan de pensiones. Estas aportaciones tienen como límite financiero individual 10.000 euros al año, que computará de forma independiente al establecido a las aportaciones a sus propios planes de pensiones. Él límite conjunto anual a todas las aportaciones realizadas a este tipo de planes es de 24.250 euros. El régimen especial para personas con discapacidad prevé especialidades en relación con las contingencias cubiertas, supuestos excepcionales de liquidez y la forma de las prestaciones.

Tratamiento fiscal para las aportaciones a favor de personas con discapacidad

A las personas con discapacidad que realicen aportaciones no se les exige la obtención de rendimientos del trabajo o de actividades económicas. Las personas con una relación de parentesco o tutoría aplican la reducción de forma independiente a la derivada de las aportaciones realizadas a sus propios planes de pensiones. 


Al tratarse de un límite conjunto, si la suma de ambos tipos de aportaciones excediera de 24.250 euros, se aplicaría en primer lugar la reducción el propio partícipe y, si hubiera margen, a continuación, las de aquellas personas que hubieran realizado aportaciones a su favor.

Tributación de las prestaciones percibidas por una persona con discapacidad

Si el partícipe con discapacidad  percibe la prestación en forma de renta, la misma estará exenta hasta un máximo anual de tres veces el importe del indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM) fijado anualmente en la Ley de Presupuestos Generales del Estado.

Si la prestación la percibe en forma de capital y corresponde con aportaciones realizadas antes de 2007, el porcentaje de reducción aplicable es del 50%, en los mismos términos que los previstos en el régimen general.

 

Si quieres tener mas información sobre modelos de planes de ahorro o pensiones puedes pedirnos a través del siguiente formulario Discubre

 

 

 

 

 

 

Pide presupuesto

 


Entradas relacionadas

    Publicado el 20 de Febrero de 2018

    SEGURO DE COCHE PARA LA PERSONA CON DISCAPACIDAD

    El hecho de que una persona sea discapacitada, no quiere decir que no pueda conducir o tener su propio coche ya que justamente, existen modelos adaptados especialmente para estos casos.
    Publicado el 10 de Abril de 2017

    Nuevas ayudas para las personas con discapacidad

    Las personas con certificado de discapacidad, podrán obtener una serie de ayudas,puede solicitar la ayuda de 100 euros mensuales como anticipo a la deducción de la declaración de la renta, pregúntanos online en discubre
    Publicado el 16 de Agosto de 2016

    Hábitos de vida y bienestar

    El estado de salud de las personas se encuentra íntimamente ligado con su calidad de vida.  La ausencia de dolor y de enfermedades se relaciona con el pleno disfrute de la vida pero hablar de salud es hablar de...

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Envie su comentario

Aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, mostrar publicidad y recoger información estadística. Al continuar con la navegación entendemos que lo acepta. Puede encontrar información sobre cómo borrar las cookies de su navegador en Google.