Camas articuladas para personas con discapacidad y movilidad reducida- discapacitados, personas mayores, ancianos

 preguntas y respuestas sobre las cama articuladas

 

 

 

 

¿Qué es una cama articulada?

 

Una cama articulada es una cama con un motor eléctrico que confiere movimiento a la cama. Está formada por un somier de laminas y un colchón flexible de espuma o látex para que pueda adaptarse a todo tipo de movimientos.

Existen varios tipos de camas articuladas que se diferencia no sólo en la robustez o flexibilidad de sus materiales, sino también en el número de posiciones que ofrece.

En el mercado podemos encontrar desde camas articuladas de 2 planos, que solo ofrecen una posición, hasta camas articuladas de 5 planos.

 

 

 

¿Cuáles son las ventajas cama articulada?

 

De inicio este tipo de camas permite el descanso, la relajación y el máximo confort son algunos de los demostrados efectos terapéuticos que ofrece este producto. Su ajuste individual permite un mayor confort sobre todo en aquellas personas que tienen que pasar largos periodo de tiempo en cama. Un claro ejemplo de la confortabilidad que proporcionan las camas articuladas eléctricas, tanto para cuidadores como para personas con movilidad reducida, son los diferentes modelos que puedes ver en www.discubre.com

 

¿Cuáles son los beneficios que puedo sacar de una cama articulada?

 

En Discubre hemos contrastado con las empresas que están en nuestra plataforma alguna de la ventajas y beneficios que poseen este tipos de Camas articuladas eléctricas 

Alivia el dolor de espalda. Aquellas personas con dolor de espalda manifiestan su bienestar con el uso de las camas articuladas eléctricas. La posibilidad de inclinación de la cama proporciona alivio inmediato para la espalda baja.

Mejora la Respiración. La importancia de proporcionar una adecuada respiración incide a su vez en las propiedades de oxigenación corporal.  Elevar la parte superior del cuerpo beneficia a los pacientes con asma.

Prevenir la acumulación de líquido y previene el dolor. Las personas mayores que sufren de hinchazón de pies y piernas experimentan una enorme cantidad de dolor y malestar. Elevando las rodillas, piernas y pies las camas eléctricas articuladas les proporcionan un ansiado bienestar. Dormir con las piernas elevadas ayuda a prevenir la acumulación de líquido y reduce el dolor.

Facilitadora del sueño. Las camas articuladas eléctricas permiten un efecto reparador en nuestro cuerpo, facilitando el descanso tanto en la persona con movilidad reducida como en el cuidador. Alivian condiciones de estrés, insomnio y fatiga crónica con un descanso satisfactorio.

Mejorar el descanso repercute significativamente en la mejora del estado anímico, previene enfermedades, regula el apetito y elimina la somnolencia diurna. Normalmente ajustar la parte superior de la cama a una posición más alta elimina o reduce el ronquido.

 

Alivio del dolor ocasional y crónico. Las camas articuladas eléctricas minimizan el dolor ocasional y crónico. Preservan la alineación espinal, la respiración, los puntos de presión y mejoran la circulación sanguínea, favorecen el adecuado descanso en condiciones específicas de dolor localizado. Reduce igualmente, la irritabilidad por la compresión de las articulaciones.

Alivio del reflujo ácido y la acidez. Personas que sufren de acidez se benefician de tener su parte superior del cuerpo elevado a aproximadamente 15 cm. Esto ayuda al estómago a retener los ácidos. En una cama plana, el ácido se mueve al esófago, lo que lleva a episodios de acidez estomacal y reflujo gastroesofágico.

Comodidad, confort e independencia. Aliviar la espalda o la tensión muscular al encontrar la posición perfecta para apaciblemente calmar su cuerpo es uno de los objetivos de las camas eléctricas articuladas. Facilitar un período más largo de descanso le ayudará a estar más alerta y energizado al día siguiente.

Con los ajustes podrá mantener su independencia durante el mayor tiempo posible, decidiendo la posición más cómoda sin necesidad de la ayuda de otra persona. Gestionando de este modo, un control directo sobre su posicionamiento.

¿Qué peso puede soportar una cama articulada?

Estas camas incorporan las prestaciones necesarias para las personas con algún tipo de dependencia. La mayoría de ellas están fabricadas para soportar hasta 140 kilogramos de peso, pero existen en el mercado camas XXL, que llegan a soportar hasta 350 kilogramos, son las denominadas bariátricas. En cuanto a las medidas, podemos decir que la estándar para una cama eléctrica es de 90 centímetros de ancho por 196 de largo, para un colchón de 90x190. Pero podemos encontrar camas de 70, 75, 80, 105 centímetros...

 

¿La cama articulada puede ser individual o de matrimonio?

 

Una pregunta que suelen hacerse muchas personas que necesitan comprar este tipo de cama es si existe algún modelo para matrimonios. Sí, las hay de dos tipos, con un solo somier o con dos somieres independientes para que cada usuario pueda adaptarlo a sus necesidades. Si nos preguntáis a nosotros, os aconsejaríamos que, en este caso, compréis dos camas articuladas independientes y las pongáis una junto a la otra, ya que es más barato, más cómodo en el momento de asistir a los usuarios y además las sábanas son más fáciles de conseguir.

¿Es necesario que la cama articulada tenga carrito elevador?

 

Una vez que sabes qué es lo que tienes que comprar, la primera pregunta que te harán es si la quieres con o sin carro elevador. Pues aquí la respuesta es fácil, la mejor opción siempre es con carro. ¿Por qué? Porque es la más cómoda, tanto para el usuario como para el cuidador. El carro elevador lo que hace es subir y bajar la cama a distintas alturas, entre 40 y 80 centímetros, aunque hay camas para personas encamadas con carro elevador especialmente indicadas para personas con movilidad reducida, que pueden bajar hasta los 20 centímetros. Su mayor ventaja es para el cuidador ya que le permite no tener que forzar la espalda a la hora del aseo, cambios posturales o cambio de sábanas.

¿Qué tipo de funciones tiene una cama articulada?

 

Dentro de las camas con carro, las hay de dos y tres funciones:

 - Si nos dicen que es una cama eléctrica con dos funciones. Las dos funciones serían la de subir y bajar la cama con el carro elevador y la de movilizar eléctricamente la parte superior de la cama (de cintura hacia la cabeza). En estos casos, la parte inferior (de cintura hacia los pies) tiene un sistema manual de cremallera.

- Si la cama es de tres funciones. Es una cama totalmente eléctrica, todos los planos se manejan mediante un mando electrónico.

Puede haber distintas configuraciones, pero teniendo claro lo que significan las funciones, podremos preguntar cuáles son las que tiene cada cama.

 

¿Qué tipo de elevador tiene una cama articulada?

 

Las camas eléctricas con carro elevador pueden tener dos sistemas de elevación:

- Tijera o carro elevador. La cama se eleva mediante un sistema de tijera, que se va abriendo y cerrando en función de la altura que necesitemos.

- Telescópica. La cama tiene dos motores independientes, uno en el cabecero y otro en el piecero, que son los que hacen que la cama suba y baje.

¿Qué son el tren y el antitren de Lemburg? Hemos dicho que el carro elevador lo que hace es subir y bajar la cama, pues el tren y el antitren lo que hacen es inclinar la cama hacia el cabecero o hacia el piecero. ¿Para qué sirve esto? Hay personas que, al pasar mucho tiempo encamadas, necesitan cambios posturales, entre ellos inclinarse hacia arriba o hacia abajo para que la circulación de la sangre sea más fluida.

 

 

 

¿Qué tipo de somier es el mas adecuado una cama articulada?

 

Normalmente una vez decidido el tema del carro, la siguiente pregunta que se plantean los usuarios, sería el material del somier.

- Madera, el más clásico. Lo más parecido a un somier de lamas de una cama normal. Están sujetos por unos tacos de un material elástico (plástico) que hacen que sea flexible. Podemos pensar que por este motivo será más cómodo que otro fabricado en un material rígido, pero será el colchón el que nos dará el confort. Si hacemos casos a los grandes consumidores de estas camas articuladas, como son los geriátricos, ellos no suelen usarlos, ya que la madera, aunque esté tratada, es un material poroso y es más propenso a los olores, las manchas... Como ventaja adicional, destacaremos que son los más económicos.

- Acero. Este somier es rígido, por lo que proporciona más firmeza. Además evitamos los riesgos que tiene el de madera con respecto a los olores y las manchas.

- Fenólico. Se trata de un material similar al PVC, tiene las ventajas del somier de lamas de madera, con respecto a la flexibilidad de las mismas, y las de los de acero, con respecto a la firmeza y la ausencia de olores y manchas. Este tipo de somieres son los más caros por sus características.

¿Qué tipo de patas son las más adecuadas para una cama articulada?

Otra cuestión importante a la hora de elegir nuestra cama, son las patas. Vamos a daros las distintas opciones, tanto para camas sin carro, como para las que lo tienen.

- Para camas sin carro elevador:

• Patas con ruedas, pueden tener dos o cuatro ruedas, en el caso de las cuatro ruedas, pueden tener freno en las cuatro o sólo en dos de ellas.

• Patas sin ruedas, pueden ser fijas o telescópicas, que se pueden subir o bajar de forma manual desde los 30 hasta los 50 centímetros, en tramos de 5 centímetros.

- Para camas con carro elevador:

• Patas sin ruedas, no suelen usarse, por su dificultad para moverlas.

• Patas con 4 ruedas, la hay con frenos en las cuatro ruedas, frenos en dos de las ruedas o con freno centralizado, que evidentemente, son las más cómodas.

¿Pueden añadirse accesorios a la cama articulada?

 

Existen algunos accesorios que podéis añadir a la cama articulada en función de las necesidades de la persona que vaya a usarla:

- Cabecero y piecero. Son elementos puramente estéticos ya que no son necesarios para que la cama de ortopedia realice su función.

- Barandillas. Hay usuarios que necesitan que su cama tenga una o dos barandillas, por seguridad por ejemplo o porque necesiten un apoyo a la hora de acostarse o levantarse de la misma. En el mercado podemos encontrar barandillas universales que sirven a la mayoría de las camas y por supuesto barandillas de la misma marca que la cama que hemos adquirido. Podemos elegir entre barandillas telescópicas o barandillas abatibles, con distintas alturas según las necesidades. Éstas últimas son las más cómodas de usar. También hay camas que tienen integrado el cabecero y la barandilla.

- Trapecio o incorporador. La mayoría de las camas suelen traer de serie los anclajes para que se le pueda adaptar el incorporador. Es un asidero para que, personas que tienen alguna movilidad, puedan usarlo para incorporarse o recolocarse en la cama.

- Portagoteros. Como en el caso de los trapecios, las camas están preparadas para incorporar un sistema de gotero.

¿Qué tipo de colchón es más adecuado para  la cama articulada?

 

En principio todos los colchones son articulables a excepción de la mayoría de los colchones de muelles. Pero esto no quiere decir que todos respondan de la misma manera ni sean igualmente válidos. Desde Discubre pensamos que se deben analizar dos aspectos del colchón que determinarán la idoneidad de éste para articular.

El núcleo: Como decíamos debemos tener cuidado con los núcleos de muelles ya que solo unos pocos son articulables. Tenemos que garantizarnos que ese modelo se puede articular. Las espumas y viscoelásticos son perfectamente articulables salvo que el núcleo tenga diversas capas de materiales y éstos no estén perfectamente unidos. Lo normal es que no haya ningún problema en este sentido, pero sí hay casos en el mercado en los que esa unión no es correcta y puede producir bolsas al articular el colchón. Por otra parte, debemos tener en cuenta que las espumas son rígidas y si articulamos la cama sin nadie acostado (algo que debe evitarse en cualquier caso), el colchón permanecerá rígido y no se doblará con el somier. Si la articulación se produce con una persona tumbada no se notará esa rigidez. De hecho, este efecto no influye lo más mínimo en el descanso.

Finalmente, el núcleo de látex es el que mejor responde a somieres articulables. Por su elasticidad el látex es el material que mejor acompaña la articulación del somier. Si no fuera por su limitada transpirabilidad y su precio, éste debiera ser siempre el material escogido para una cama articulable.

La funda: El núcleo del colchón puede ser articulable pero además debe tener una funda indicada para esa articulación. Si utilizamos fundas con ribete o demasiado acolchadas, es posible que al cabo del tiempo se produzcan desagradables arrugas en la misma. Es casi inevitable que alguna arruga se produzca al articular un colchón, pero no todas las fundas se arrugan igual pudiendo, en algunos casos llegar a ser muy molestas. Para ello aconsejamos que las fundas para articular sean desenfundables, con cosido lineal y sin ribete.

Esto no quiere decir que no podamos utilizar colchones con ribete o fundas cerradas, dependerá del uso que hagamos del somier. Si utilizamos poco la articulación del somier y no lo elevamos demasiado, casi cualquier funda podrá servir. Pero si el uso es habitual y solemos elevar mucho el somier es mejor que nuestro colchón tenga una funda como la que hemos indicado. 

 

Aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, mostrar publicidad y recoger información estadística. Al continuar con la navegación entendemos que lo acepta. Puede encontrar información sobre cómo borrar las cookies de su navegador en Google.